dissabte, 26 de juny de 2010

FINALES DE DÉCADA

No es el día ni la hora.

Quizás no es la vida

- si creyésemos en la reencarnación,

digo -; pero ay de mis

frondosas elipses mentales

perdidas en masa gris,

mas llenas de amparo

y caramelos de fresa.

Peregrino del día a día

con la meta sobre bandeja de aceite

y no llego, no llego, no llego...

ni lo ansío en demasía hoy;

disfruto y dibujo el camino

con plumilla de ave

y tintero azabache,

de los de antaño.

Y la pluma a veces

se esconde con otras

bajo la calidez

de mi almohada de látex.

Quizás no es la vida, repito,

pero no me sesguéis:

dejemos que el reloj desvanezca,

crudo y matemático como es,

lo que deba pasar al olvido.

Y sí, quiero la luna

y sus cráteres,

y hasta un anillo

de los de Saturno.

Y quiero bailar descalzo

sobre la arena de la Barceloneta

o la de Playa Cahuita,

y quiero lamentos

que lleven mi nombre

en do crepuscular,

y también abrir los ojos

y acariciar su hombro

escuchando el dulce canto

de su negativa.

Y quiero más, y más de todo:

y más versos,

y más gente,

y más miradas de ojos verdes,

y de las de ojos oscuros,

y más dejarse ser en soledad,

y más conocerse a uno mismo en amistad,

y más calcetines desparejados

que dan sentido a una vida

que no es cuadrada:

¡no por favor!

No es la vida, quizás,

pero bajo la tenue luz del amanecer

colándose por las rendijas

de mi persiana sobrevivamos ésta.

Y brindemos, taciturnos que somos,

por las tormentas,

por los reencuentros,

por las cenizas al viento.

Y brindemos, con los ojos

fijamente sobre la mesa

y la mente a kilómetros.

Y brindemos por la corona poética

envuelta en metáfora

que positivos somos en esencia.

Brindemos, pues, por los días,

brindemos por las horas,

y brindemos, en efecto,

por la vida: Nasdarovia!

2 comentaris:

  1. Qué etílico, no? :P
    mi viejo camarada, aquí me tienes apuntado mi copa al bridis.

    Oye, por cierto, qué calladito te lo tenías!!!
    Te llamo, quedamos y hablamos.

    Beso giant size.

    ResponElimina
  2. Brindemos por la gente que tiene la facultad de hacernos un poco más libres con su arte. Preciosa oda a la vida, con sus apogeos y descensos, la vida al fin y al cabo... Besos!

    ResponElimina