dimecres, 23 de juny de 2010

DE TRISTANES E ISOLDAS...

Tarde de martes en la que,
casi sin darnos cuenta,
entrecruzamos nuestros dedos
dirigiendo las miradas al infinito,
con cierto miedo a fijarnos
la una en la otra,
la otra en la una.
Y al rato, tras sendos abrazos,
largos y profundos,
de los que deseas detener
en el continuo espacio tiempo,
tras de unos labios inquietos
que solo encontraron cuello:
sí, será mejor que me vaya...

Aún vemos brillar las estrellas
ya muertas, actrices
en nuestro falso presente
mientras olemos, a distancia,
el triste perfume de las decisiones,
y una luciérnaga aletea
tácita sobre nuestras cabezas
regalándonos lumbre
en esta oscura noche de Jueves,
y siendo testigo único
de la calidez de las lágrimas,
de las suspendidas en mejilla
como de las compungidas
lloradas hacia dentro.
La luciérnaga está triste,
que tendrá la luciérnaga.

Y es que el mundo
está lleno de Tristanes
vencidos por sus ganas,
siendo más éstas que uno
en propósitos imposibles.
Y es que la tierra
está repleta de Isoldas
expectantes a la gesta.
Y quizás no habrá jinetes
cabalgando conjuntos bajo
el palidecer del plenilunio,
pero si espejismos de laguna
de brillante luz de luna,
y sentados sobre una roca
tan dura como la existencia misma
no nos queda sinó esperar
que nada sea tan maravilloso
como para ser imposible.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada